Domingo Santo

Yo creo firmemente en que hay una energía total que nos impulsa a ser mejores personas y a que todos convivamos, sea cual fuere nuestro credo o religión, como miembros de una misma comunidad. Es increíble la cantidad de personas, de distintas edades y condición social, que ha logrado movilizar y convocar la llegada del papa a la ciudad.

Si bien no tuve la oportunidad de asistir al evento o misa central que hubo en la capital por su llegada, nuevamente mi familia y un grupo de amigos  nos dimos un tiempo para juntarnos un rato por la tarde para celebrar el aprecio que nos tenemos.

En esta ocasión fue Sushi y un Vino Rosé la propuesta para que nos acompañen en esta muy agradable reunión en casa. Y, una vez más, la conversa se extendió y se conversó mucho sobre como nos va en nuestras vidas y los afortunados que somos por mantener, desde hace mucho tiempo atrás, nuestra hermandad.
papasushi

Marea Mundialista

Conforme avanzaban y avanzaban los días, las portadas de los diarios seguían y seguían festejando el regreso de Perú a un mundial de fútbol. Lo interesante de este hecho, más allá del juego en sí mismo, es que nos ha permitido reencontrarnos a nosotros mismos como país y a festejar, además, de todo lo bueno que tenemos: En Gastronomía, por ejemplo.

Nuestro país que cuenta con una envidiable riqueza marina que sumado al entusiasmo generado por el fútbol a meritan motivos para juntarnos con la familia y amigos. En esta oportunidad los pescados y mariscos serían los protagonistas y Yo, una vez más, el anfitrión & cheff elegido.

Hay muchos platos y recetas que se sugieren en estos acontecimientos pero hay una ley que es inquebrantable: El pescado debe estar fresco y el sushi, los bocaditos marinos y ensaladas a la orden.

Para esta ocasión estuvimos de acuerdo que la mejor opción para acompañar este almuerzo full “Arriba Perú” era un buen Vino Blanco. Y lo más rico aún fue la conversa que se extendió ya pasada la cena. Resultado: Hablamos de Arte, política y gastronomía… y de la próxima reunión que de todas maneras deberíamos tener.

marea mundialista

Parrilla Mundialista

Luego de 36 largos años la selección peruana de fútbol vuelve a un campeonato mundial. Este acontecimiento, que para muchos era imposible, se logró por la apuesta del técnico Gareca a los jóvenes valores de nuestro balonpie.

Las celebraciones no cesaron desde aquella noche en el estadio nacional luego del segundo partido de repechaje con Nueva Zelanda. El fin de semana siguiente invité a almorzar a mi familia y a un grupo de amigos para festejar este acontecimiento. Nos merecíamos una buena parrilla así que manos a la obra.

Al ser yo el anfitrión, y cheff parrillero máximo, puse la parrilla, algunas carnes y piqueos. Cada uno de los invitados podían traer las carnes, embutidos, piqueos y bebidas que gusten siempre y cuando tengan un chofer de reemplazo, tengan o sean un amigo elegido para evitar accidentes luego.

Los asistentes, muchos de ellos ya padres y madres de familia, apostaron por disfrutar de los cortes de carnes que hubieron durante esa tarde. Las gaseosas o cervezas nos empachaban muy aprisa así que saqué a probar un Vino Tinto para refresacar un poco nuestra conversa. Resultado: Nuestro almuerzo se hizo cena feliz y ya no solo conversamos sobre el mundial del 70 o del próximo en Rusia sino también de Arte, política y gastronomía.
perumundial